domingo, 22 de junio de 2008

AA: Antituarinos (III y último por ahora)

Bueno, este es ya el tercer post que dedicamos a la atención de los anti-taurinos. Después de las respuestas recibidas a los dos últimos post en éste y otros foros, deduzco que el principal y casi único argumento de los contrarios a la fiesta es el “sufrimiento” del toro. De hecho hace unos días Olvido Gara (Alaska) presentó una nueva campaña anti-taurina y se pronunció de la siguiente manera: “«Hay un animal que no ha pedido estar ahí»”; posteriormente, niega la mayor a los que dicen que los toros no sufren, “«que les pongan unas banderillas a escala a ellos…»”. Pues bien, centrémonos en su argumento favorito.

Recordemos, antes de empezar, qué es el sufrimiento y qué es sufrir, para saber de que hablamos. La RAE nos dice su significado: “Padecimiento, dolor, pena”, “Sentir físicamente un daño, un dolor, una enfermedad o un castigo”, “Sentir un daño moral”, ”Recibir con resignación un daño moral o físico”.

En primer lugar, descartamos que el toro sufra daño moral alguno o que se resigne voluntariamente, ya que la falta de conciencia no le permite tener este tipo de sufrimiento. La moral es un rasgo inherente al ser humano (Moral (RAE): Que no pertenece al campo de los sentidos, por ser de la apreciación del entendimiento o de la conciencia) e implica consciencia, por tanto, y repito, descartemos definitivamente este tipo de sufrimiento durante la lidia y pasemos al sufrimiento puramente físico. Espero que hasta aquí estemos aún todos de acuerdo.

Pero ¿qué es el sufrimiento a nivel biológico? Podemos determinar el sufrimiento como el dolor físico y el estrés generado al animal. Pues bien, si en el último post hicimos referencia al estudio al catedrático en veterinaria Sr. Illera, e incluso escribimos que “el toro no sufre”, ésto tiene matices. Quisimos ser tajantes, pero evidentemente el tema no es tan sencillo como esas cuatro palabras.

Lo que viene a reflejar el estudio del catedrático consiste simplemente en los niveles hormonales y de estrés producidos en el toro antes y durante la lidia. Y en base a ellos haremos nuestra exposición.

Intentaremos explicarlo de una forma sencilla. Casi todos hemos estado en una pelea siendo críos o no tan críos, o conocemos casos en que gente con huesos rotos o importantes heridas han realizado gestas, y hemos visto que en el fragor de la pelea no se sentía dolor, y ésto es debido a los altos niveles de ciertas hormonas (como las endorfinas) que genera el cuerpo para permitirnos pelear o afrontar una situación crítica sin desfallecer. Pues bien, los niveles de estas hormonas en el toro bravo son especialmente elevadas, abismales en comparación con el ser humano. Yo no digo que al toro no le duela, si no que este dolor es mitigado por este tipo de “anestesia”. De hecho en algunas ocasiones, las menos, ciertos toros, sin la bravura necesaria o esperada, se duelen en el tercio de banderillas, o en el tercio de varas, hacen gestos de dolor que posteriormente superan y olvidan cuando vuelven a la lucha con el torero y la muleta.

Los estudios ya mencionados, determinan también los niveles de estrés producidos físicamente, lo que nada tiene que ver con el dolor o estrés psicológico. Estos niveles nos indican cuando fisilógicamente el toro está más incomodo. Nos dice el estudio que los niveles de estrés en el toro bravo antes y durante la lidia son distintos. El pico más alto se produce durante el viaje a la plaza; el toro se encuentra en un recinto donde apenas puede moverse y que no reconoce. Posteriormente, durante la lidia, los niveles son más bajos. No quiere decir que ésto que el toro no estaría mas cómodo en la dehesa con 40 vacas que cubrir, no nos malinterpreten. ¿Esto quiere decir que el toro no sufre en absoluto, no tiene estrés, durante la lidia? No, esto quiere decir que los niveles de estrés en el toro, o el “sufrimiento”, durante la lidia es menor que durante el traslado a la plaza en un cajón, pero evidentemente es mayor que cuando está pastando en la dehesa.

Por esto, decimos que el toro bravo es una animal genéticamente preparado sobremanera para la pelea, para la lucha, porque sus niveles de estrés son bastante menores que los de otros seres vivos durante la pelea, y porque sus niveles de de adrenalina, por ejemplo, son muy superiores que las del resto del común de los seres vivos en estas situaciones.

Por ejemplo, que sucedería si a un fiero león lo picaran, probablemente saldría corriendo y no se volvería acercar al caballo en el resto de su vida. Pero el toro bravo ¿qué hace? pues bien, el toro bravo repite, vuelve a la lucha, y cuando está siendo picado se crece en el castigo y empuja con mas fuerza si cabe. Su bravura es muy superior al dolor, estrés, o sufrimiento que siente, y esto es así porque su fisiología le permite tener este comportamiento.

Hasta ahora lo dicho simplemente refleja la fisiología del toro bravo, y ésto es lo que no tiene discusión posible, porque es pura biología. Pero ¿qué conclusiones éticas y morales podemos sacar de la fiesta de los toros y de todo lo expuesto hasta ahora?.

Y es que hay que llegar a la ética y moral, al conocimiento de la bondad y la malicia del comportamiento humano, para zanjar definitivamente este tema. Entiendo que para los anti-taurinos las corridas de toros son al fin y al cabo un acto de maldad del hombre y por eso quieren abolirlos. Pues bien, analicemos si el hecho al que nos referimos es un acto de maldad.

Desde luego, nosotros no consideramos que lo sea. De hecho, en una corrida de toros, el acto de mayor de maldad que yo haya podido observar, ha sido el del público con respecto al torero, profiriendo algún que otro insulto y falta de respeto.

¿Es un acto de maldad cualquier interacción del ser humano con los animales? Porque desde el momento que el hombre se relaciona con éstos no hay igualdad posible, debido a la incapacidad de raciocinio del animal. Veamos varios ejemplos. El hombre tiene una relación con las gallinas donde estas salen bastante mal paradas. Ellas viven y ponen huevos, el hombre llega y se los lleva para comerlos. Alguien se ha preguntado por los niveles de estrés y sufrimiento cuando la gallina ve como el ser humano le priva de su descendencia. Esto una y otra vez, hasta que muera o hasta que acabe ella misma en olla. No, nadie lo ha cuestionado, todos asumimos que el hombre actúe de esta forma (por cierto, que hay mucho anti-taurino que desconoce la fiesta hasta límites sorprendentes, sepan que el toro una vez muerto acaba en las carnicerías). El destino de la gallina es ese desde que nace, esa es su función en la vida, por dura que sea, y así lo asumimos todos. Más ejemplos, el perro, es animal gregario y noble, el hombre le proporciona alimento y cobijo como “jefe de la manada” y el perro le procesa lealtad sin límites. Pues bien, el hombre le ha dado este destino al perro, que desde luego no es el natural, pero que el hombre asume y que el perro acata, desee o no. El cerdo, que niveles de estrés y sufrimiento debe tener cuando lo encierran en una pocilga solo para come; por cierto el gorrino es uno de los animales más inteligentes, hasta la hora de su muerte. Imagino que el cerdo que ya ha sufrido una selección genética no tendrá los mismos niveles de estrés que si metiéramos en la cochiquera a un cerdo salvaje, un jabalí por ejemplo; ésto no quita el estrés que seguro sufren. Por no hablar de la obesidad morbosa que padecen todos, tampoco natural, la incomodidad y el dolor que le puede llegar a producir. Aunque ya digo, probablemente la selección genética que se ha producido en ellos a lo largo de los tiempos, haya creado una raza de cerdo ya genéticamente predispuesta al engorde y al no sufrimiento por su obesidad. Hasta aquí yo no veo ningún acto de maldad intrínseca del hombre, si bien si lo veo un acto de supervivencia. La gallina y el cerdo para la alimentación y el poner la vida del perro a nuestro servicio con afán de mejorar la estabilidad afectiva del ser humano, para protegernos, para cuidar de nuestros rebaños, etc. Pero y ¿qué pasa con el toro? pues bien como hemos visto el toro bravo es un animal diseñado geneticamente para luchar (como su propio nombre indica) y el hombre toma su vida para alimentarse como sucede con el cerdo o la gallina, pero con varias salvedades. La principal: al toro se le da la oportunidad de luchar por su vida (para lo que está geneticamente preparado y donde el estrés y el sufrimiento es como hemos comprobado en la primera parte del artículo muy inferior a lo que dicen los anti-taurinos), además lucha con el hombre -el mayor enemigo posible- y el que mayor honor le puede otorgar, en unas condiciones si no igualitarias -sería un suicidio- donde él puede salir vencedor, se le da la oportunidad de vivir y ser semental, al toro se le da una vida excelente en la dehesa hasta la hora de la lucha; además el hombre ha hecho un bello arte de esa lucha.

En resumen, se debe tratar a los animales con respeto, pero sin olvidarnos que son animales irracionales, y el ser humano debe tratarlos y comprender que algunos de ellos, los criados por él, tienen un fin en la vida, en sus vidas. O esto, o racionalmente no podríamos tratar con ellos, porque podríamos voluntaria o involuntariamente hacerles sufrir, llevarles a niveles de estrés intolerables para algunas éticas y morales de algunos seres humanos.

Acabo este segundo bloque del artículo, escribiendo un texto de Arturo Pérez Reverte: “… Los toros nacen para morir matando, si pueden; … Un toro nace para pelear con la fuerza de su casta y su bravura, dando a todos, incluso a quien lo mata, una lección de vida y de coraje. Por eso es necesario que mueran toreros, de vez en cuando. Es la prueba, el contraste de ley. Si la muerte no jugase la partida de modo equitativo, el espectáculo taurino sería sólo un espectáculo; no el rito trágico y fascinante que permite al observador atento asomarse a los misterios extremos de la vida. Sólo eso justifica la muerte de un animal tan noble y hermoso. Ahí está, a mi juicio, la diferencia. …” A. Pérez Reverte

Para acabar, querría hacer una serie de preguntas a los anti-taurinos, y espero que alguno me responda, con respeto, tal y como yo les he tratado a ellos en estos posts.

1. ¿Por qué os manifestáis, creáis plataformas, simuláis encierros humanos mostrándoos desnudos, pintáis pancartas en contra de las corridas de toros y nos insultáis permanentemente (incluso en algunos casos llegáis a la agresión física), y no dedicáis vuestro esfuerzo y riqueza en erradicar el hambre y la pobreza en el mundo, en la lucha contra regímenes totalitarios como el cubano o chino donde la tortura a vuestros semejantes está al orden del día, o lo dedicáis a investigaciones para la gente que sufre enfermedades crónicas y dolorosas; o a otro nivel, para que los pollos de las granjas industriales tengan unas condiciones de vida “dignas” -”dignas” tal y como vosotros lo entendéis, le ponéis un piso en el centro si os apetece-; o para erradicar la pesca ya que el pescado y el marisco muere durante horas por asfixia, o muere por un cambio brutal de presión desde las profundidades hasta la superficie; o lo dedicáis a darle mejores condiciones de vida a los cerdos que van a ser sacrificados para que la humanidad se alimente, o para estudiar el estrés en las plantas -que también lo tienen- e intentar erradicarlo, o por qué no os dedicáis a evitar el sufrimiento de los animales salvajes que tienen que luchar diariamente a vida o muerte -con el sufrimiento y el estrés que esto provoca- para sobrevivir, o aún mejor, por qué no hacéis una colecta entre todos, que sois bastantes, compráis una dehesa y dejáis que allí vivan los toros salvajes, dándoles asistencia médica para que “no sufran” enfermedades, proporcionándoles a cada uno su harem de vacas y su espacio vital, para que no luchen por la supervivencia y no sufran en esas peleas a muerte, y vivan felices -según entendéis vosotros la felicidad de un toro- hasta que les llegue su hora?
2. ¿Por qué sólo os quejáis o hacéis ruido con los toros cuando hay millones de razones donde “el sufrimiento” no está precedido de 4 años de placentera vida y 20 minutos de noble y brava lucha, donde por cierto pueden salvar su vida y quedar como sementales?
3. ¿Por qué sólo os quejáis o hacéis ruido por los toros cuando hay millones de razones donde el sufrimiento psicológico en el ser humano, y físico tanto en animales racionales como irracionales es infinitamente superior? ¿por qué?
4. ¿Qué relación debemos tener con los animales irracionales? Cualquier acto humano puede llevarnos a producir sufrimiento en algún ser vivo, ¿deberíamos llegar al suicidio colectivo de la humanidad para no hacerles sufrir?

De verdad que no os entendemos, a ver si alguno de vosotros nos lo explicáis, por favor, os lo pedimos encarecidamente, ¿por qué?. Yo os leeré e intentaré entenderos, así cómo espero que vosotros me hayáis leído, y ojalá alguno haya entendido, aunque sólo sea un poquito, algo más de una fiesta tan bella y artística como es la de los toros (o al menos así lo veo yo).

9 comentarios:

locuras y sentimientos dijo...

Oleeee, se puede decir de muchas maneras pero no tan claro. Me gusta tu blog si no te importa te voy a enlazar al mio. pasate a ver si te gusta. Gracias

"Maestro" dijo...

Bien dicho!!

Yo también te voy a enla zar a mi blog.

Pegale un vistazo si quieres:

http://terciodevaras.blogspot.com

Josë dijo...

Aún siendo neutral respecto al toreo, tus cuatro puntos son muy flojos. La argumentación de Pérez-Reverte me parece mucho más sólida.

1- que haya cosas más importantes no implica que no debamos preocuparnos de las que lo son menos. también se puede volver contra tí: qué haces discutiendo en internet y viendo los toros si podrías estar haciendo cosas más provechosas?

2- lo mismo. que los cerdos y los pollos sufran no tiene nada que ver con que los toros sufran. es como si le preguntas a zapatero por el canon y te salta con educación para la ciudadanía. las dos son importantes, pero oye, que yo he venido a hablar del canon.

3- otra vez lo mismo.

4- una cosa es el sufrimiento fortuito que ocasionemos, por ejemplo atropellando una rata en la autopista, y otra muy distinta tramarlo concienzudamente, con premeditación, y hacer del sufrimiento y la muerte un arte.

El toreo hay que defenderlo ateniéndose a lo que es. Es absurdo decir que el toro está super feliz de que le claven cuchillas variadas y lo maten y que no siente dolor alguno, y que vivimos en un país multicolor y comemos piruletas con forma de mariposa. El sentido de ese enfrentamiento tiene que implicar por fuerza el miedo y el sufrimiento del torero y también del toro, y la superación de ese miedo y de ese sufrimiento mediante la valentía y la bravura. Ése es el sentido y el argumento que se debería utilizar.

(a mí siempre me recuerda a un toro noble cada vez que veo esa parte del señor de los anillos, la última pelea de boromir, sobreponiéndose a sus múltiples heridas por pura bravura)

Toreros dijo...

"Muy prezados del blog Toreando",

Somos brasileiros, e como a maioria deles apenas sabemos ler bem em espanhol e não escrever. Español es un portugues cumplicado!

Criamos em Janeiro de 2009 um blog de "apoligética a tauromaquia", honrando o nome de um dos maiores "toreros de la historia", Manuel Rodriguez, o Manolete.

Blog Casa de Manolete:

WWW.CASADEMANOLETE.BLOGSPOT.COM

Lá escrevemos crônicas, artigos e poesias sobre touradas. Lutamos contra a horda de anti-taurinos, sentimentalistas, ecologistas e romanticos, tão numerosos neste triste seculo. Temos, por assim dizer, uma alma espanhola, firme, brava e completamente ligada a tourada.

Gostamos muito do Francis Wolff. Queria saber quais os livros que os sr.s dispõem deste autor.

No mais, gostariamos de manter boa amizade com o blog Toreando.

Un fuerte abraco!

Emílio Paulo e Antonio Manuel

Morgan dijo...

I work at Clars Auction Gallery in Oakland. On Sunday, October 12th, we will be selling a large collection of bullfighting art, posters, prints, and more. We are eager to get out news of this great collection of items. Our catalog is now online, with the bullfighting items from lot 2258 to 2319. You can see it at http://www.liveauctioneers.com/h/catalog/19759?ah=306-f821e&prev=item&itemtype=all&pagenum=6
All but one piece of the bullfighting collection has been deaccessioned from the Denver Art Museum, and all will be in our Sunday sale.

There is also information on how to sign up to bid online on our website( www.clars.com ), right underneath the links to the catalog, on the left-hand side. Further down this column, there are Absentee Bid forms and Telephone Bid Registration forms. Interested parties should also feel free to call our front office at (510) 425-0100 with any questions, or e-mail me directly at Morgan@clars.com. I have included a picture of a small grouping of items from the sale to this email, but the sale will also feature works and artists such as Roberto Domingo, William Lake Price, Lee Everett Blair, Alexander Lunois, John Frederick Lewis, Stanley Hayter, prints from La Lidia and La Neuva Lidia, Combat de Taureau by Victor-Jean Adam, Antonio Joli, scenes from Courses de Taureaux by Blanchard and Sabatier, the full set of Coleccion de las Principales Suertes de Una Corrida de Toros by Antonio Carnicero Mancio, Juan de laCruz Cano y Olmedilla, and other prints and posters from the 18th to the 20th century.

Please contact me with any questions or for any more information you need!

Many thanks,

Morgan Wadsworth
Fine Art Coordinator
morgan@clars.com

Clars Auction Gallery
5644 Telegraph Avenue, Oakland, CA 94609, USA
Phone: 510-428-0100 ext.107
Toll-free: 888-339-7600
Fax: 510-658-9917
www.clars.com

RAYITO DE UBRIQUE dijo...

http://rayitodeubrique.blogspot.com
ESTE ES MI BLOG Y ME HA ENCANTDO EL TUYO ECHALE UN VISTAZO AL MIO Y ME COMENTA QUE TE HA PARECIDO.
UN ABRAZO Y SEGUID ASI.
RAYITO.

RAYITO DE UBRIQUE dijo...

http://rayitodeubrique.blogspot.com
ESTE ES MI BLOG Y ME HA ENCANTDO EL TUYO ECHALE UN VISTAZO AL MIO Y ME COMENTA QUE TE HA PARECIDO.
UN ABRAZO Y SEGUID ASI.
RAYITO.

David Frost dijo...

No creo que vaya a importar mucho mi comentario, pero creo que rebuscar la reflexión sobre el sufrimiento para concluir diciendo "el toro no sufre" es un poco innecesario.

Si te gusta la tauromaquia no hace falta que te justifiques. ¿Que tú piensas que encerrar, hostigar y ensartar a un toro hasta la muerte no es cruel?
Genial. Pero si conoces a alguna
persona que disfrute apuñalando a su perro o su gato, no caigas en el error de recriminarle. Seguramente lo harás, pero me gustaría hacerte ver que eso se llama doble moral.

De todas formas, haced lo que queráis, opinad lo que queráis. El toreo es una tradición aberrante (que yo también tengo derecho a expresar lo que pienso, y lo que diga un veterinario pro-taurino para justificar el toreo no va a cambiar la opinión de ninguna persona con cerebro), y como tal acabará desapareciendo por sí misma, sin nuestra ayuda (de los antitaurinos).

Que tenga usted un buen día.

Jesús dijo...

La ignornacia del que no quiere comprender; la hipocresía del que niega la libertad a otro. Es este país el que padecemos. Grandes artículos, en gran parte estoy de acuerdo.

Te dejo, os dejo mi blog para que participéis de mi nueva entrada respecto de la prohibición de los toros en Cataluña.

http://elbulevardelosimpropios.blogspot.com/

Un cordial saludo.